¿Qué buscar en un rompemuelles?

rompemuelles

Los rompemuelles son una excelente alternativa a los reductores de velocidad ejecutados completamente in situ, ya que al ser prefabricados y encontrarse disponibles con diferentes características permiten satisfacer los requerimientos de cada entorno. Para que nuestros visitantes conozcan más acerca de las opciones existentes, dedicaremos esta publicación en nuestro blog a hablar sobre sus diferentes características y algunos criterios para su diseño e implementación.

Para comenzar, conviene distinguir que existen dos tipos de reductores de velocidad clasificados según su geometría: los reductores de velocidad de sección transversal trapezoidal, o paso peatonal sobreelevado, y los reductores de velocidad de lomo de asno. Por un lado, los de sección transversal trapezoidal cumplen la función de pasos peatonales y se colocan a un nivel un poco superior al nivel firme, mientras que los de velocidad de lomo de asno son de sección transversal de segmento circular. Estos tipos de reductores pueden fabricarse in situ con materiales como el hormigón o con componentes asfáltico, que cumplan con un coeficiente de rozamiento superficial y una adecuada textura. En el caso de los reductores prefabricados se emplean materiales como caucho o plásticos y su sujeción al firme se hace con tornillos o adhesivos químicos respetando las tolerancias relativas a los bordes de entrada, de manera que se garantice su estabilidad ante el impacto del paso de los vehículos.

Los materiales utilizados para la construcción en situ o prefabricada deben ser de una calidad tal que se garantice la estabilidad del reductor de velocidad, una adecuada unión a la calzada, durabilidad e indeformabilidad. Estas son las características principales que deben buscarse al elegir una solución para reducir la velocidad de circulación en el entorno donde sea requerida, teniendo en consideración que además se necesita de equipamiento especial para que cumplan su función, como señalización horizontal, señalización vertical e iluminación.

Ahora bien, los reductores de velocidad deben situarse únicamente en lugares estratégicos y no pueden colocarse en tramos que no tengan consideración de travesía de peatones, en los primeros 50 metros de donde comienza la travesía, siempre y cuando no exista una puerta de entrada (con la que ya se garantiza que se circule a una velocidad moderada). Tampoco se recomienda colocarlos en vías con longitudes inferiores a los 200 m y en puntos donde la velocidad permitida supere los 60 km/h. De igual manera su uso no se recomienda en túneles, puentes u obras de fábrica, en tramos con pendientes superiores al % y en donde existan más de dos carriles de circulación. Además de estas hay otras limitaciones para el uso de los reductores de velocidad y otros elementos que contribuyen a aumentar la seguridad, como los de control de acceso vehicular y peatonal, de los que hablaremos en futuras publicaciones en este blog.

En el catálogo de Traxpark encontrarán elementos prefabricados para la reducción de velocidad, además de accesorios como hitos, barreras, bloqueadores, tachas de pista, cinta peatonal y protectores de cable, entre otros. Además, ofrecemos soluciones de control de peaje, sistema de control de acceso vehicular en Perú, y para estacionamientos automáticos. Para solicitar información detallada acerca de nuestros servicios y productos, contáctennos, en Traxpark con gusto los atenderemos y les brindaremos asesoría especializada en la elección del sistema que se adapte mejor a sus necesidades.

¡No te olvides de compartir!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *